fbpx
La prueba del quemado

La prueba del quemado o combustión sirve para identificar, a grandes rasgos, la composición de una fibra textil. Y para saber si nos venden gato por liebre cuando compramos una tela! Este test no te va a decir específicamente de qué está hecha pero si te ayuda a entender qué origen tiene.

El ejercicio consiste en quemar un pedacito de tejido. A través del olor, de cómo arde y el residuo podemos reconocer a qué grupo de fibras pertenece: 

  • Naturales (algodón y lino)
  • Animales (lanas y seda)
  • Sintéticas
  • Mezcla.

Las fibras naturales huelen a «papel quemado», arden rápido y dejan una ceniza gris como una hoja. 

Para reconocer la seda o lana deberíamos compararlo a cómo quema un pelo; tienen el mismo olor, arden y se enroscan rápido, su residuo es negro y crujiente. 

Las sintéticas son muy fáciles de identificar. Dejan el olor característico a plástico, se achicharran, la llama se suele apagar sola y deja un borde negro y duro.

Y cuando no puedas darte cuenta cuál es, seguro que es una mezcla. Muchas veces pasa que el tejido se construye con la urdimbre de una fibra y la trama de otra.

Entonces cuando estés comprando tela y estés dudando de lo que te dicen, sacá un encendedor y quemá un poquito. Si te lo vendieron como 100% algodón y sentís olor a papel, te dijeron la verdad! Lo único que te pedimos es que tengas cuidado y no incendies el local por favor! Jajaja

¿Cuántas veces te pasó de desconfiar de lo que te decían cuando comprabas tejidos? Ya no más!